12 comments on “Llega la foto transgénica

  1. Un conocido que no sabe nada de fotos ni de lobos vio la foto del lobo saltando la valla que ha ganado el Wildlife Photographer of the Year y lo primero que hizo fue decir que era un montaje. A otra escala, en Caborian un tipo ha visto mi foto de la Via Lactea sobre los Moais en la Isla de Pascua y ha dicho lo mismo: eso es imposible, es un montaje. Sin tener ni idea de nada. Antes la gente se creía las fotos y cuando yo vi las de Galen Rowell pensé ¿como habrá hecho este cabrón para hacer semejantes fotos? Ahora la gente piensa, «si que domina el PS..».

    Yo creo que este abuso del Photoshop ya ha degradado en gran medida la credibilidad de la fotografía. Y me parece muy bien la iniciativa de Francia.

    • Los Moais de la isla de Pascua no existen, los ponen con Photoshop los de la oficina de turismo, lo sabe todo el mundo…
      De todas maneras no sé si la iniciativa de los franceses no será más que poner puertas al campo (una cosa que también se puede hacer con Photoshop)

    • Arcangel on · Reply

      Pero es que esa foto sí es un engaño. Te lo dice uno que vio cómo se hacía. No me interesa discutir ni polemizar, solo te aseguro que esa foto es un engaño, hecha con un lobo amaestrado, al que se le llamaba con un reclamo una y otra vez. Tan seguro como que nos vamos a morir. Y si me crees, pues bien, y si no, pues bien tambien.

  2. Estoy empezando a leerte y desde ya me gustaría felicitarte por el blog y agradecerte que lo compartas.
    Y sobre esto que dices sí que tienes razón sí, pero creo que el bigotes se equivoca, conociendonos como nos conocemos seguro que el que se hincha es el notario… o su primo.
    Gracias de nuevo y un cordial saludo.

  3. Para mi, pobre inocente, la fotografía todavía tiene total credibilidad, siempre y cuando, como contaba Pepe Baeza, esté contrastado la fuente (léase el autor).

    Siqui,

    gracias por presentarnos a los osos pandas más simpáticos, aunque se coman el bambú de otros bosques.

  4. AlbertoAlonso on · Reply

    Hace unas décadas, un simple beso le costó muuuchas horas de sueño al pobre Doisneau. La simple duda sobre una foto abría verdaderas batallas (¿cuántos ríos de tinta a cuenta del miliciano de Capa?). Los nuevos paradigmas culturales nos venden un pseudomundo donde se puede aprender a cantar y ser famoso en tres semanas, donde se puede ir a 120 Km/h por la ciudad porque «controlan» como el «pavo de la peli», donde una «julai» de barrio puede llegar a famosa simplemente por servir de colchón al hijo del sobrino del torero de turno (donde pone torero póngase futbolista si procede)… ¡¡qué importa que las fotos sean o no reales!!… ¿quién quiere ver la realidad? ¿a quién importa lo que pase fuera del McMundo?… Decían los Siniestro Total que la cultura popular hace de Beethoven algo fácil de silvar… eso es lo que demanda el público (por duro que sea)

  5. Pingback: De Photoshop y fotoperiodismo « Ver para creer

  6. AlbertoAlonso on · Reply

    Perdona Siqui, no sé por qué cuando cito a alguien desde mi blog (también en WordPress), éste, automáticamente, le rebota la cita a modo de comentario (es lo que ha pasado en el comentario anterior)… Será un sistema chivato… no sé.

    Alberto Alonso.

  7. Me permito responder a Alberto sin que nadie me haya dado vela en el entierro.

    Eso se llama trackback y sí, es un «chivato». Si lo prefieres, puedes desactivarlo en las opciones de tu blog.

    Siqui, me ha gustado mucho la reflexión. En Correos hacen lo mismo. Tienen un servicio que funciona «normal», por el que hay que pagar el doble.

    Un saludo

Deja un comentario