Contra la fotografía analógica. Capítulo uno